sábado, 9 de abril de 2011

"CONVENÍO"

          Confieso que, desde que oí esta palabra en Málaga unos veintitantos años atrás, me llamó bastante la atención: “convenío”, con acento en la “i”. Y también es verdad que me despertó un cierto interés y ganó mi estima, en parte por el contexto en que ella y yo nos conocimos   -razón sentimental-  y en parte, creo, por lo que voy a tratar de explicar  -motivo estrictamente lingüístico.
          Se trata de una pronunciación erosionada del participio del verbo “convenir”, con el significado de “interesar”, beneficiar”, “aprovechar”.  Se aplica a personas y tiene el sentido de ‘interesado’, ‘egoísta’, ‘que solo mira su propio beneficio y actúa en su provecho’. Aparece, que yo sepa, sólo en el registro coloquial y principalmente en frases insultantes (*), como “¡Eres un convenío!”, “No es un buen amigo, na más un convenío”, “Se ha vuelto un convenío”... 
          Con tal valor semántico y morfosintáctico, constituye una innovación en nuestra lengua, una auténtica creación. Como se sabe, en la mayoría de los verbos intransitivos, como “convenir”, no se emplea el participio (que conserva su identidad pasiva) fuera de las formas compuestas. Ni siquiera como complemento de un nombre. Así, junto a  “Países conquistados”, “Animales muy temidos”, “Palabras dichas”, “Piernas depiladas”, etc. , con verbos todos transitivos, sería incorrecto decir “Hombre brincado”, “Paraguas  carecido”, “Gato pertenecido”, etc.
          Hay excepciones, como la de los intransitivos que permiten la alusión a estados permanentes (“aspecto perfectivo”):  “Niños nacidos…”, “Público llegado de …”,  “Anciano fallecido”, etc. O bien, y estas me interesan más, cuando se aplica una especie de contorsión retórica (“metonimia”) y se dice, “Chiquito, aquí hay que venir cagado y meado”, “Esa mujer no es muy leída”,  “Tu padre es una persona muy trabajada”,  “Estamos ya muy viajados”, “Es una familia venida a menos”, etc. Ayer oí a una locutora de radio rogar a los tertulianos que viniesen de casa “ ya respirados”, para no tener que hacerlo en el estudio y evitar así ruidos de fondo.
          Pariente de la mayoría de estos que cito me parece “convenido”, en su génesis y en su índole lingüística. Creo que se trata de un uso retórico, apoyado en una analogía con “interesado”, cuya significación es idéntica o muy próxima (en el sentido del verbo “interesar” como ‘actuar por mero interés’, no en el de “sentir o mostrar interés’). Pasa a funcionar, así, como una especie de sinónimo coloquial suyo. Los dobletes e incluso tripletes son muy habituales en las lenguas. En cuanto a la extensión de su uso y su vitalidad, me da la impresión de que el término se mantiene en un nivel más bien bajo (¿aún?), e incluso que se circunscribe al habla juvenil. He encontrado este único testimonio documental, recogido en el muro de una red social, donde el “hablante”, que al parecer no puede entrar de momento en otras más estimadas, y sólo por eso, se sirve de Fotolog para colgar su foto y sus mensajes; es lo que le lleva a autodefinirse, negativamente, como “asquerosamente convenío” : http://www.fotolog.com/joxe46/34513550.
          Dije al principio que a la palabra le tomé cierta inclinación. Aparte de los factores circunstanciales que dije, veo en ella la fuerza expresiva propia de toda creación retórica, para mí ostensible cuando comparo mentalmente “interesado” y “convenido”, y percibo la mayor intensidad del segundo término y el pequeño toque de imaginación, originalidad y arte. Además, como innovación creo que goza de una cierta justificación, pues tiene su hueco propio en el seno del campo semántico que lo acoge, aunque ese lugar sea humilde y sólo de carácter coloquial. La legitimación de los préstamos y los neologismos proviene de su capacidad para rellenar una laguna preexistente o promovida, o al menos la virtud de no desplazar a un vocablo autóctono. “Interesado”, con el que en todo caso podría temerse cierta competencia, pertenece a otro nivel sociolingüístico, como he dicho, y adolece además de polisemia.
          Os invito a que adoptéis, pues, la palabra “convenío” / “convenido”, reconociendo que lo soy, un poco, al hacerlo.
_______
(*)  En El gran libro de los insultos (Madrid, La Esfera de los Libros, 2008, p. 264), P. Celdrán recoge el derivado “convenenciero” en algunos lugares de Albacete, así como también “conveniencias” en pueblos de Castilla y león,  e incluso “comenenciudo” en Cabanillas, Navarra, con la reducción consonántica de raigambre aragonesa. Todos poseen un significado idéntico o muy similar al que he asignado a “convenido”.

17 comentarios:

  1. Simplemente, no había oído en mi vida la palabra "convenío".
    He aprendido un montón con tu post.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Ah, muchas gracias, hombre. No te olvides de lo que te he preguntado en un comentario anterior. Salud(os).

    ResponderEliminar
  3. jeje "convenío"... algo habitual en nuestro vocabulario (Málaga) desde que somos muy pequeñitos... no sabia yo que esa palabra asi tal cual no existe!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Existe, amigo Montero! En nuestras conversaciones, que es donde se incuban, nacen y viven (también mueren) las palabras. Gracias por entrar, leer, comentar. Salud(os).

    ResponderEliminar
  5. Conozco el término desde hace mucho tiempo y en la acepción que tú recoges: persona que solo actúa en provecho propio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Antorelo, en la subcomarca antequerana, en cambio, apenas es conocido. GRacias por entrar... A veces no sé si sobrecargar más tu blog con mis comentarios, jeje, por otra parte prescindibles, claro. Salud(os)

    ResponderEliminar
  7. Me temo que me costará adoptar el vocablo en esa acepción, pero convengo en que tu artículo es excelente. Sin que desmerezcas en los demás, no lo malinterpretes, estos temas los bordas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Aquí en el noroeste de la piel de toro, convenío no se utiliza. Aunque, cuando estuve por el sur, recuerdo que una chica con mucha gracia, me dijo que yo era un convenío, mientras me la intentaba ligar.

    Al final, convenío o no, le acabe enseñando mi pijamita. Desde ese día adoro esa palabra.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  9. Alaaaa, amigo Arcadio, se me encarnan los mofletes. Jeje. Gracias, hombre.

    ResponderEliminar
  10. Rato, vaya rollo que tienes tú montado por toda España con tu traje de noche. Jaja. A ver si esa legión de doncellas van a quererte más con él que de él despojado. Jajaja. Salud(os).

    ResponderEliminar
  11. Como me he reído con el comentario de Rato y tu contestación. ¡Sois geniales!

    Yo tampoco había escuchado nunca esa palabra (ni convenido ni mucho menos convenío) pero sí "convenenciero", que si no he entendido mal sí que esta aceptada.

    Coincido con quienes alaban tu post. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Diana, Rato es el genio, a mí me lleva de la mano. Muchas gracias por entrar, leer... Esa palabra, "convenenciero", no es del diccionario de la Academia, sino de una larguísima colección de insultos recogida en toda España por el autor del libro que cito. De todos modos, desde el momento en que la gente dice un término, ya se puede afirmar que existe. Y al revés. ¡Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  13. A mi lo de "genio" me queda muy grande, yo soy más bien un "figura".

    Sobre lo del pijama deciros que al igual que los regalos, un buen envoltorio es importante.

    Adoro vuestros blogs (Diana y Jaramos). -Reconozco también que la mayoría de los blogs que tienes en tu lista (Jaramos) tienen un gran nivel, a mi algún día me gustaría hacer algo tan bueno como vosotros.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  14. "Mis nietos son unos conveníos, vienen a verme para comer torrijas" dice mi suegra que es utrerana.
    Ya ves, por aquí también es de uso habitual "convenío", aunque tu entrada me ha hecho reparar en la fuerza y las particularidades de esta "palabreja".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por este blog tiene una tema muy buena me gusta mucho leerle excursiones en estambul

    ResponderEliminar